Trasfondo.

 

 

Muchos ven a través de ti sin reparar en tu fondo.

Es más. Sus miradas te traspasan

como a un cristal impoluto,

como al escudo invisible que protege del vacío.

 

Sin cuestionarse a sí mismos

te dan por sentada como al aire que respiran,

despreocupados y ausentes, aletargados e insulsos,

pobres en sus alcances, arrogantes y orgullosos.

 

Sin ser yo muy buen ejemplo de perspicacia o altura,

puedo ver cuán profundos se cimientan tus pilares,

cómo fraguó ese mortero de tu sustancia primera

hasta formar el conjunto que te presenta y define.

 

No asimilo; bien lo sabes; lo volátil de estos tiempos

y lo fácil que es perderse entre ilusiones ficticias.

No comprendo la renuncia; torpemente consentida;

hacia todo lo otorgado y a su olvido irresponsable.

 

Por eso pienso: ¿qué esperan obtener si ya lo tienen?

O mejor… ¿de dónde, si no ven lo que hay delante?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s