Sweet gravity.

 

 

Hay poderes invisibles,

que nos vencen de antemano,

frente a los cuales la lucha

se manifiesta inviable.

Tal derrota no es deshonra

pues excede lo factible

y a la razón no se aplaca

con hipérboles ruinosas.

 

Algunos de ellos, no obstante,

merecen ser contemplados

como una causa oportuna,

provechosa y hasta afable,

puesto que ofertan ventajas

en virtud a la exigencia

derivada de su influjo

y el orden que proporcionan.

 

Despejados los supuestos

y asimiladas las bases,

lo que ayer era misterio,

hoy se sabe cotidiano.

Y aunque no cese su influjo,

es factor ya conocido

sin dobleces en su trazo

ni segundas intenciones.

 

Estáticos en el limbo

del olvido pretendido,

arropados por potencias

con un origen sagrado,

flotamos como el aliento

de la épica obtenida

tras vencer a los demonios

que sabemos interiores.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s