En versión original.

 

 

Pretendida o espontánea,

la imitación adolece

de elementos genuinos,

de referencias profundas

con que invocar a las musas

a que compartan sus gozos.

 

Si es sólo copia… no incita,

cuando muta… es otra cosa,

si se adorna… pierde gracia

y cuando es torpe… nos sobra.

 

No me ofrezcáis sucedáneos

que carecen de patente

cuando conozco la ciencia.

No me insistáis en propuestas,

sobreactuadas y sordas,

de engañosa teletienda.

 

Prescindid de purpurinas,

oropeles y brocados.

No vendáis más envolturas

vacías de contenido.

No os entreguéis al recurso

de dejarme estupefacto

con ofertas deslumbrantes

que, en verdad, no necesito.

 

Si deseo dar con algo

iré a buscarlo a su origen

y sabré que es exclusivo,

puro y hasta imperfecto,

como todo lo que es cierto,

autentico y definido.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s