Rincón dominguero.

Sí. Ya iba siendo hora y lo cierto es que (aunque aún resten algunas semanas para poder aplicar literalmente este dicho popular) yo lo estaba esperando como agua de mayo. Una soleada y apacible tarde de domingo. Un agradable paseo por parajes no demasiado frecuentados tras la pista de alguna pintoresca ubicación. Un sencillo, que no insípido, refrigerio con el que restituir el vigor a nuestros miembros. Y, como colofón, lo más importante: poder contar con la mejor de las compañías.

Todo esto, que puede parecer fácil, no siempre resulta posible de compaginar en la delgada línea del continuo espacio-tiempo a la cual nos vemos restringidos. Bajo cierto punto de vista, este hecho eleva el nivel de excelencia de un rincón de estas características a unos grados difícilmente ponderables; más aún si tenemos en cuenta lo fugaz e irrepetible de su vigencia.

Que disfrutéis todos de una feliz y “exclusiva”, jornada de domingo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s