Rincón indiscreto.

Desde que tengo uso de razón, siempre me he sentido inclinado (no sé si acertadamente o no) a considerarme como una persona bastante observadora. No obstante, ha sido más recientemente cuando me he percatado de que, dicha cualidad, requiere, en situaciones concretas, de una buena dosis de indiscreción. Así es, sin duda, cuando resulta del todo imposible recabar información si hemos de estar atendiendo a determinados formalismos protocolarios.

El buen observador no debe perder detalle de todo cuanto sucede a su alrededor y, en ese sentido, pasa a convertirse, en cierta forma, en una especie de mirón. Como este término lleva aparejado por definición un innegable grado de descaro, entiendo que pueda haber quienes se sientan un tanto incómodos cuando se ven obligados a compartir su espacio con un individuo dotado de tan controvertida virtud.

De cualquier modo, tal y como podéis apreciar, he tenido la suerte de poder dar con un rinconcito perfectamente equipado en el que poder dar rienda suelta a mis innatas capacidades de voyeur.

Espero que…, al igual que yo, todos estéis disfrutando de una feliz, y “contemplativa”, jornada de domingo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s