Expectación.

En el ánimo de los qarpadios comienza a percibirse una cierta agitación y un inequívoco impulso dirigido a adoptar todos aquellos usos más propios de las épocas que cuentan con un clima de una naturaleza claramente benigna. Si bien la cíclica precisión del calendario pudiera arrojar bastantes esperanzas en ese sentido; la realidad ambiental, en cambio, parece empeñada en frenar tal suerte de expectativas.

No obstante, determinadas ansias no suelen ser de atender demasiado a la razón y, frente a según qué apremios, conviene buscar un modo de darles salida, sin llegar a recurrir, eso sí, a dudosos sustitutivos de escasa valía a nivel práctico.

Todo parece indicar, empero, que aún tendremos que esperar un poco para poder desprendernos de nuestros abrigos y dedicar nuestras horas a disfrutar de todas esas actividades que tanto nos gusta practicar al aire libre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s