Entente.

 

 

Ciertos códigos se esconden

entre gestos manifiestos

y visten de cotidiano

lo que, en verdad, es secreto.

 

Algoritmos compartidos

y encriptados por detalles

que, aunque se ven, se camuflan

vestidos de accidentales.

 

Nacen del compromiso

que define a los aliados,

que comparten sin tapujos

lo que al resto se les hurta,

y en la común singladura

que emprenden hayan el modo

de hacer de su compañía

una clara hoja de ruta.

 

Cómplices del momento,

hermanados sin fisuras,

acometen sus proyectos

sin despreciar la ternura.

 

Y de ese idioma callado,

de ese lenguaje inferido,

surgirán nuevos vocablos

que prescindan del oído.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s