Sapos y culebras.

 

 

Puede ser dulce, mimosa…, soñadora.

Sensible al dolor y los pesares ajenos.

Ilusionarse con prometedores futuros

sin rendirse a fatales espejismos.

 

La abierta mirada de sus ojos,

siempre atentos y analíticos,

defiende en su justa medida cada mérito

sopesando con acierto sus bondades.

 

Por eso mismo hay momentos,

cuando sus cuentas no cuadran,

en que una furia desplaza

su calidad melindrosa.

 

Preguntad a quienes, necios,

confundieron su prudencia

y la achacaron al miedo

para salir escaldados.

 

Ni las falsas correcciones,

ni incorrecciones teatrales,

doblegarán su criterio

o anularan su doctrina.

 

Por tal razón, sed prudentes

al emitir vuestros juicios

y no invoquéis tempestades

donde prima la armonía.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s