Sexenio.

 

six

 

Ufff…, seis años ya dándoos la tabarra con mis desvaríos. Parece mentira que, a día de hoy, continuéis aguantando las insufribles peroratas que gusta de lanzaros este insulso cronista. Pues bien. Mucho me temo que; a pesar de mis escasas dotes narrativas; vais a tener que seguir soportando mis “disertaciones” (pues de alguna forma he de dar salida a mi incontenible verborrea, no fuese que terminara por estallarme la cabeza debido a una excesiva acumulación de palabras).

Esto que acabo de apuntar obedece a toda una serie de circunstancias en las que mi natural inclinación por el “sermoneo” constituye, tan solo, la punta de iceberg. Lo cierto es que, desde hace ya algún tiempo, tengo muchas cosas que contaros. Es mucha más la información que recibo que la que soy capaz de trasmitir y, esa divergencia, me obliga a dejar en el tintero no pocas cuestiones.

cronicas

Ya habréis notado que, últimamente, no es que me prodigue demasiado (nada en realidad) a la hora de responder a vuestros comentarios. Este es un hecho que me causa bastante pesar, pues sé del empeño y el tiempo que le dedicáis quienes os tomáis la molestia de expresar aquí vuestro parecer. Mas… he tenido que enfrentarme a una difícil coyuntura y decidir si debía anteponer el derecho legítimo que tiene a recibir una contestación todo aquel que decide participar activamente en cualquier tipo de iniciativa o, por el contrario, decantarme por la opción de obrar en consonancia al interés general de todos cuantos esperáis encontrar aquí un reflejo, más o menos constante, de mis andanzas y reflexiones. Habida cuenta que desatender a los segundos sería estar privando también a los primeros de uno de los motivos (tal vez el más importante) que les impulsa a asomarse a esta “atípica ventana”, he tomado la decisión de centrarme, únicamente, en la faceta más divulgativa, aparcando (al menos por el momento) esa otra de índole más cercana.

En otro orden de cosas, no quisiera dejar pasar esta ocasión para agradeceros, a todos y cada uno de vosotros, las constantes visitas con las que honráis  y contribuís a ir haciendo este sitio un poquito más grande a cada día que pasa. Como ya he dicho, me gustaría ser capaz de corresponder a esa deferencia que mostráis ofreciéndoos mucho más. No es la falta de ideas lo que me impide dotar de un mayor contenido a estos “parajes”, pero el tiempo de que dispongo es el que es y no puedo por más que doblegarme a sus tiránicos dictados.

fiesta

Como fuere, os invito a todos a que celebréis, a vuestra manera, este sexto aniversario (que, en gran medida, es merito vuestro) y a que tengáis un poquito presente todo cuanto se cuece en esta “ciudad” cuando estéis disfrutando de los gozos que os pudiera tener reservado este fin de semana en concreto.

Yo prometo brindar por todos vosotros en alguno de los muchos espacios, tranquilos y acogedores, con los que tengo la fortuna de contar y…, al mismo tiempo, rogar a las deidades qarpadias que me sea posible disponer del placer de vuestra compañía durante muchos, muchos, años más.

rincones

Muchísimas gracias y fuerte abrazo, de todo corazón, para todos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s