Evanescencia.

 

evanescencia

 

Existencias disipadas

nutridas en lo superfluo;

sin trascendencia ninguna

más allá de lo inmediato;

ilustran la enciclopedia

de los saberes baldíos

aspirando a convertirse

en ilustres referencias.

 

Mecenas de lo vacío,

conferenciantes del bulo,

aduladores perpetuos

de una cómoda inconstancia,

surgen a bote pronto

en un terreno abonado

por los detritos que vierte

una deidad correosa.

 

Aspirantes bien sobrados

de arrogancia y de soberbia

que se visten con el humo

que desdibuja su trazo

para así…, cuando se tercie,

desdecirse sin problema

disfrazando sus miserias

como virtudes de santo.

 

Todos ellos… marionetas;

inermes peleles de trapo;

manejados al antojo

de unos entes invisibles

que determinan las pautas

de sus cambiantes criterios

y ponen voz al embuste

que vomitan sin descanso.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s