Ecos de mi ciudad invisible.

 

Ciudad invisible

 

Influjo emergente,

vaporoso y cambiante.

Destello imposible

que luce en las noches

de mentes inquietas.

Bondad encubierta

entre gozos prohibidos

templados a fuego

metal y ambrosía.

 

Color gaseoso

que se esculpe en un susurro.

Hogar de los sueños

que acoge a los astros

de mundos distantes.

Batir de unas alas

de cuero y acero,

de seda y de esparto,

madera y diamante.

 

Voraz apetito

que incita al pecado.

Llamada en la puerta

que anuncia las horas

de un nuevo precepto.

Solaz compartido

de torsos desnudos

entre ondas sonoras

que inflaman el aire.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s